La notificación interrumpe la caducidad del procedimiento aunque se haga en un domicilio erróneo

April 16th, 2018 by comunicación No comments »

Fuente: CINCODIAS.COM

l error por parte de la Administración en el domicilio al que notifica la resolución no impide que se tenga por válidamente finalizado el procedimiento. En consecuencia, el interesado no puede alegar dicho error para justificar la caducidad del proceso. Así lo determina el Tribunal Supremo en una sentencia de 15 de marzo (acceda al texto aquí), en la que confirma la validez de una decisión de la Dirección General de Industria que reclamaba el reintegro de una subvención a una empresa, pero que fue dirigida a una dirección distinta a la que la compañía había comunicado como domicilio a efectos de notificación.

La empresa había argumentado que el fallo impedía tener por producida la comunicación y, en consecuencia, el procedimiento había caducado.

Según el alto tribunal, el intento de notificación debidamente acreditado y que contenga íntegramente el texto del acto, realizado dentro del plazo máximo de duración del procedimiento, sirve para entender que la Administración ha resuelto con validez dentro del margen que le da la ley. Es decir, aunque exista error por parte del organismo público, el proceso se da por concluido y el administrado no puede alegar la caducidad del mismo.

La resolución unifica una materia en la que existían pronunciamientos contradictorios. Así, en dos sentencias de 17 de noviembre de 2013 y de 3 de julio de 2012, la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo había resuelto que, una vez designado un domicilio a efecto de notificaciones, solo la comunicación realizada servía para que se considerara válida y operativa a efectos de interrumpir la caducidad.

En cambio, en esta sentencia se opta por considerar que “lo relevante es la acreditación de que se ha llevado a cabo un intento de notificación”, puesto que ese acto “proporciona ya la certeza acerca de que la resolución ha sido dictada dentro de un plazo concreto”.

Para entender que el intento de notificación sea adecuado, este deberá ser “regular” y debe recoger las “exigencias legales” sobre el lugar, el día y la hora. No será válida, en cambio, la tentativa en una dirección que sea “manifiestamente regular o errónea”. Una valoración, no obstante, que tendrá un componente “enormemente casuístico”, apunta.

La sentencia, no obstante, subraya que estas “mínimas” exigencias de la notificación (que esté debidamente acreditada y que contenga el texto del acto) solo sirven para que se produzca el “restringido efecto” de “tener por dictada la resolución dentro del plazo que corresponda”, y no otros.

Es decir, el error en el domicilio de notificación no permite, según explica el Supremo, que el acto jurídico pueda desplegar todos sus efectos.

En consecuencia, si bien se entiende que la resolución ha sido dictada dentro del plazo que exige la ley para que el procedimiento sea válido, esta solo será eficaz (y tendrá, por lo tanto, aplicación directa tanto para la Administración como para el interesado) a partir de que sea notificada.

Será entonces, además, cuando para el afectado por la resolución “se abran los plazos para impugnarla por la vía administrativa o judicial”.

IVA en las indemnizaciones de empresa: ¿cómo funciona?

April 16th, 2018 by comunicación No comments »

Fuente: FINANZAS.COM

Es habitual que en la liquidación de indemnizaciones debidas por compañías de seguros en virtud de pólizas contratadas, aquellas excluyan el pago del IVA cuando los asegurados o perjudicados son empresas, con el pretexto de que éstas podrían deducirse el importe del IVA soportado en sus declaraciones. Esta cuestión ha generado controversias no sólo entre las partes implicadas (aseguradoras y empresas perjudicadas, acreedoras de una eventual indemnización), sino también dentro del ámbito judicial, y ha dado lugar a resoluciones divergentes por parte de Juzgados y Audiencias Provinciales.

Resulta incuestionable que el IVA, en principio y con carácter general, debe ser satisfecho por el consumidor final, en este caso el que obtiene y paga la reparación y, por lo tanto, debería incluirse en la indemnización a pagar por el asegurador pues, rigiendo en nuestro derecho el principio del resarcimiento integral, debe lograrse la indemnidad del patrimonio del perjudicado, que ha tenido que abonar el impuesto.

El problema es si el beneficiario de la indemnización ha obtenido o puede obtener la devolución del importe del impuesto puesto que de conformidad con lo establecido en el artículo 26 de la Ley 50/1980 del Contrato de Seguro, el seguro en ningún caso puede provocar un enriquecimiento injusto para el asegurado, es decir, un enriquecimiento injustificado a costa de un perjuicio patrimonial para el asegurador.

Debe tenerse en cuenta que los preceptos que regulan las operaciones, las personas o las limitaciones del derecho a deducir el IVA soportado, arts.93 a 95 de la Ley 37/1992, contienen números supuestos que hacen necesaria la acreditación de la concurrencia en ellos del sujeto pasivo del impuesto, no siendo algo que simplemente se pueda plantear y resolver partiendo de términos generales.

Al hilo de lo anterior, el Tribunal Supremo ha tenido oportunidad de pronunciarse en numerosas resoluciones, para señalar la incompetencia de la jurisdicción civil en el tratamiento fiscal de las indemnizaciones, es decir, ésta no puede entrar a valorar si la empresa puede o no deducirse el IVA percibido como consecuencia del pago de una indemnización, ya que ello corresponde al ámbito económico administrativo. El orden civil, quedaría limitado a la procedencia o no, de incluir el IVA en una indemnización dimanante de una relación jurídico-privada.

Esta tesis se recoge en numerosas resoluciones del Tribunal Supremo (SSTS de fecha 10 de julio de 1997, 16 de marzo de 2000, 31 de mayo de 2006, 7 de noviembre de 2007, 15 de enero de 2013, entre otras), siendo interesante destacar la Sentencia nº 636/1997 de TS, Sala 1ª, de lo Civil, 10 de Julio de 1997, sobre la cual se estableció la referenciada doctrina:

“En el presente caso, el asegurado… no ha obtenido una ganancia indebida, por la simple razón de que la parte aseguradora… no ha sufrido un real y efectivo empobrecimiento, puesto que el haber abonado el Impuesto del Valor Añadido de una factura cargada al montante de la indemnización, y la hipotética posibilidad de una desgravación fiscal posterior del importe de dicho IVA no puede constituir dato suficiente y probatorio de un beneficio patrimonial incorrecto con respecto al asegurado, parejo a un empobrecimiento de la aseguradora; y se habla de hipotética posibilidad, pues no existe en autos dato probatorio alguno que sustente la tesis de la deducción en su correspondiente declaración de IVA el importe correspondiente a la mencionada factura”.

Esta misma sentencia no solo se pronunció sobre la incompetencia de la jurisdicción civil en cuestiones tributarias, sino que se encargó de señalar que la hipotética posibilidad de desgravación fiscal por parte de una empresa no podría constituir un dato suficiente y probatorio de un beneficio patrimonial para la misma, en perjuicio de la aseguradora.

Así pues, el criterio jurisprudencial establecido se centra en si existe o no constancia del enriquecimiento injusto que pueda suponer la inclusión del IVA la indemnización. De esta forma, en aquellos casos en que se tenga constancia de que el impuesto ha sido deducido por el empresario o profesional perjudicado o asegurado en las declaraciones trimestrales de IVA que viene obligado a hacer, o que se sepa con seguridad que se deducirá porque él mismo lo admita, no resultará procedente incluir su importe en la indemnización, pues lo contrario sería consagrar un clarísimo enriquecimiento injusto. En el resto de los casos, habrá de valorarse la prueba practicada para ver si ese enriquecimiento se ha producido o es seguro que se vaya a producir y para poder apreciarlo es necesario que haya quedado acreditado.

Por consiguiente, la mera alegación por parte de la aseguradora de la posibilidad de que la empresa pueda deducirse el IVA no bastará para rechazar su inclusión en la indemnización reclamada.

Carolina Orts Domingo, abogada del despacho GES 40 Legal Services.

¿Por qué es una mala idea rescatar el plan de pensiones en 10 años?

March 5th, 2018 by comunicación No comments »

Fuente: http://www.expansion.com/ahorro/pensiones/2018/02/24/5a90393f468aeb96218b4616.html

Es un plazo muy corto para exprimir la fiscalidad y el potencial de ganancias.

A partir de 2025, los titulares de planes de pensiones podrán retirar las aportaciones y los rendimientos generados con más de 10 años de antigüedad. Un plazo que empieza a correr también para las aportaciones posteriores o para las que se realizan a partir de ahora.

¿Se trata de un incentivo para los ahorradores o una medida que pervierte el espíritu de estos productos, que no es otro que complementar la pensión de jubilación? ¿Es las dos cosas a la vez?

Los expertos creen que la ventana de liquidez que abre el Gobierno puede inducir a error a los ahorradores que se estén planteando suscribir un plan para aprovechar sus ventajas fiscales, rescatar a los 10 años y utilizar el ahorro acumulado para otros fines.

Y señalan dos razones fundamentales. La primera que el plazo de 10 años es muy pequeño para sacar todo el partido posible al interés compuesto. La segunda es que la a priori fiscalidad ventajosa de los planes de pensiones se puede volver en contra del titular de un plan si rescata su ahorro en un plazo tan corto. Estas son las claves para no incurrir en errores de bulto.

-Interés compuesto. El gran leit motiv de un plan de pensiones es generar el mayor volumen posible de ganancias de cara a la jubilación. Para ello, es necesario empezar a aportar pronto y durante el mayor tiempo posible. La clave está en el interés compuesto. Es decir, en el potencial para ir sumando ganancias cuando añadimos al dinero que ya teníamos las plusvalías generadas y no materializadas porque mantenemos todo nuestro dinero en un producto.

Una permanencia de solo 10 años en un plan de pensiones limita mucho este potencial. “Es muy poco tiempo para aprovechar el interés compuesto, porque es a partir de la franja comprendida entre los 10 y los 12 años cuando se han generado los intereses suficientes para que empiece a crecer la bola de nieve”, explica José Trecet.

El analista de Finect especializado en fiscalidad recomienda a quienes quieren ahorrar y recuperar su inversión en 10 años “invertir en fondos de inversión. También permiten diferir la fiscalidad, pero a diferencia de los planes de pensiones sólo tributan por las plusvalías. Siempre sabemos lo que hay que pagar”.

-Impacto fiscal. El análisis del impacto fiscal es clave a la hora de decidir cuándo se retiran las aportaciones. Los expertos creen que contratar un plan de pensiones con el único objetivo de rebajar la factura fiscal por la vía de la reducción de la base imponible (la menor cifra entre un límite de aportaciones de 8.000 euros anuales y el 30% de los rendimientos netos del trabajo) para luego recuperar las aportaciones en 10 años puede ser un error. “No tiene sentido, es pan para hoy y hambre para mañana. Fiscalmente, la operación puede penalizar al titular de un plan”, asegura Carlos Herrera, administrador de Globalbrok y miembro de EFPA España.

La razón es que tanto las aportaciones como las plusvalías generadas son consideradas por Hacienda como un rendimiento del trabajo y no del ahorro. Por lo tanto, tributan al tipo marginal del impuesto sobre la renta, que crece a medida que aumentan los ingresos y va desde el mínimo del 19% hasta el máximo del 45%.

Por lo tanto, desde el punto de vista fiscal puede ser peor rescatar el plan cuando aún se está trabajando. Y la factura será más alta a medida que crece el salario a lo largo de la vida laboral.

Un partícipe de un fondo de pensiones que gana 30.000 euros tributará un 30% por el rescate anticipado. Pero quien gane 60.000 ó más deberá devolver el 45% del importe recuperado.

La vertiente fiscal es decisiva. Por ejemplo, los expertos no recomiendan rescatar el plan el mismo año de la jubilación. La razón es el que el salario casi siempre suele ser más elevado que la pensión (el máximo que se puede cobrar en España por una pensión pública es de poco más de 36.000 euros), por lo que la tributación es más alta.

Si quiere saber cuándo sería mejor invertir en un plan de pensiones para desgravarse, pinche aquí.

Por lo tanto, salir a los 10 años no sólo reduce el potencial de rentabilidad de las aportaciones. También impide a los titulares exprimir el atractivo fiscal, ya que el plan se puede mantener vivo incluso después de la jubilación (y por lo tanto se puede seguir reduciendo la base imponible) siempre que no se haga uso del ahorro acumulado. Es decir, que no se rescate.

-Liquidez. Con las nuevas reglas del juego, el Gobierno permitirá retirar cualquier aportación cuando transcurran diez años desde la misma. Los expertos creen que los titulares de planes deben valorar esta opción sólo en caso de extrema necesidad. Pero al mismo tiempo recuerdan que para estos casos ya había excepciones, como las enfermedades graves o los periodos prolongados de desempleo.

Carlos Herrera cree que la iniciativa del Gobierno es una jugada “de márketing, oportunista. Lo que hay que hacer es concienciar a la sociedad española de que hay que ahorrar para la jubilación. Y también introducir medidas fiscales de fomento de los planes, porque ahora sólo los utilizan quienes tienen un alto poder adquisitivo para diferir la tributación”.

La crisis de los jóvenes autónomos

September 19th, 2017 by comunicación No comments »

Fuente: LASPROVINCIAS.ES

Un tercio de los menores de 40 años ha abandonado su negocio en la última década | La falta de experiencia empresarial y la dificultad de recurrir a fuentes de financiación, entre las principales causas del desplome

La crisis ha pasado factura para todos, aunque a algunos colectivos más que a otros. A pesar de que la destrucción de empleo empujó a muchos jóvenes al emprendimiento de un negocio propio, lo cierto es que los peores años han sido especialmente virulentos para los autónomos menores de 40 años.

Desde el cierre del primer semestre de 2007 hasta el mismo periodo de este año, los trabajadores por cuenta propia que se encuentran en esa franja de edad se han reducido un 30% en la Comunitat, según los últimos datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Es decir, la crisis ha arrasado con un tercio de los autónomos menores de 40 años. En concreto, se ha pasado de 82.192 personas -que no estaban integradas en sociedades mercantiles, cooperativas u otras entidades societarias- a 57.748 en el primer semestre del actual ejercicio.

Por contra, el colectivo más mayor -de 40 en adelante-, ha sufrido menos modificaciones. Al menos, en lo que se refiere a las cifras sobre el papel. El año anterior a la recesión, había registrados 140.646 autónomos personas físicas en la región. La cantidad a 30 de junio de 2017 no ha variado en exceso: hay 136.381 registrados, un 3% menos.

Pero, ¿cuáles son los motivos del alto abandono por parte del colectivo más joven frente a la mayor estabilidad de los mayores de cuarenta? Según explica el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos de la Comunitat (ATA), Rafael Pardo, la clave estriba en la menor consolidación del negocio, la falta de conocimiento y la dificultad para acceder a una buena financiación.

«El colectivo autónomo de menor edad suele ser más vulnerable a la mortandad empresarial por dos cuestiones fundamentalmente; de un lado suelen contar con menos recursos financieros -tanto propios como a nivel de financiación bancaria- y de otro, en muchos casos la menor experiencia puede traducirse en una incorrecta toma de decisiones», explica Pardo.

Sin embargo, la crisis no ha generado los mismos cambios entre el género masculino y el femenino. Mientras que el número de autónomos se ha reducido un 19% durante los últimos diez años en la Comunitat, el número de féminas que han emprendido un negocio es superior a cierre del primer semestre de 2017, al crecer un 0,7%. Pese a que el alza es prácticamente imperceptible, lo cierto es que rompe la dinámica de desplome dentro de los empleados por cuenta propia. Pero aún es más llamativo lo que ocurre con los trabajadores extranjeros, que han crecido un 17,4% durante este periodo de tiempo frente a la caída del 16,45% por parte de los autónomos españoles.

Por sectores, el abandono de este régimen ha sido generalizado. Todas las actividades han sufrido una reducción, en mayor o menos medida. El batacazo más agresivo se ha registrado, como es lógico, en la construcción, con un desplome del 39,76% en la Comunitat. En segundo lugar, la actividad con mayor abandono de trabajadores por cuenta propia fue la industria, con una caída del 34, 50%. Agricultura, por su parte, ha sufrido una pérdida del 31,34%. Una tasa que acentúa aún más el envejecimiento del campo, un problema estructural del sector.

En el caso de servicios, la reducción ha sido del 2,66%. Este sector está formado casi en su totalidad por el comercio. En concreto, ATA señala que la actividad comercial en la Comunitat perdió casi 9.000 autónomos en los últimos diez años, al pasar de los 104.414 profesionales por cuenta propia de mayo de 2008 a 95.520 en julio de 2017, un descenso del 8,5%, según datos publicados por la propia asociación.

Entre las causas de esa pérdida, que ronda los 91.000 en toda España, desde ATA citan el comercio electrónico y, sobre todo, el estancamiento de las ventas. Según el presidente a nivel nacional, Lorenzo Amor, «las ventas por internet permiten llegar mucho más lejos y abrir nuevos mercados pero también harán que el comercio no vuelva a tener las cifras de autónomos que había antes de la crisis».

Por lo que respecta al total de autónomos de la Comunitat -no sólo personas físicas sino todos los afiliados en la Seguridad Social-, la crisis empujó al abandono al 7,5% de los 360.054 profesionales registrados en 2007.

Diez cuestiones a revisar para saber si tu pyme es cibersegura

September 19th, 2017 by comunicación No comments »

Fuente: CINCODIAS.ELPAIS.COM

Las pymes de nuestro país depositan cada vez más información en Internet, de ahí que su ciberseguridad sea un aspecto a mantener a salvo. Para ello, desde la publicación estadounidense SmallBizTrends han elaborado un listado con las preguntas que toda pyme debería tener en cuenta para contar con seguridad en sus negocios.
1. Contraseña de acceso. Solo el 24% de las pequeñas empresas cuentan con un sistema de contraseñas fuerte entre sus empleados. De ahí que resulten fundamental que cada uno tenga que introducir su contraseña para acceder a la información de la empresa y que esta contraseña sea difícil de descifrar.
2. Cambio de contraseña. En el caso de que se tenga que acceder a datos más delicados lo mejor es contar con un sistema más reforzado, como el sms, para autenticar por otras vías la persona que se va a introducir.
3. Uso de móviles. La utilización de dispositivos móviles por parte de los empleados multiplica notablemente el riesgo de malware y robo de datos.
4. Copias de seguridad. Llevar a cabo copias de seguridad de los archivos se ha convertido en la única manera de que no se pierda información en caso de problemas. Para ello, lo mejor es contar con un servidor externo.
5. Antivirus. Contar con un antivirus y un antimalware adecuados facilita la minimización de riesgos.
6. Acceso limitado. El acceso limitado a los archivos importantes multiplica las posibilidades de que estos datos sean hackeados.
7. E-mails de phishing. El 49% de los ataques cibernéticos vienen a través de este tipo de correos. Si los empleados lo saben detectar, se reducen a la mitad las posibilidades de un ciberataque.
8. Datos confidenciales. Los trabajadores deben saber que no se han de transmitir a personas ajenas datos confidenciales sobre la empresa, sobre todo a través del correo electrónico.
9. Información encriptada. Si los datos de la empresa se encuentran de esta forma, un hacker no podrá, o tendrá más difícil, acceder a dicha información.
10. Web protegida. Si se cae la web, se pierden clientes y se gana en mala imagen, por lo que en el ámbito de las pymes resulta vital tener una web segura.

UA-1573797-10