La jubilación para un autónomo que siempre cotizó lo mínimo

August 26th, 2016 by comunicación No comments »

Fuente: CINCODIAS.COM

Una de las principales preocupaciones de los trabajadores autónomos en edad de jubilarse es conocer cuánto van a recibir en concepto de pensión. Este indicador es principalmente importante para aquellos profesionales que cuentan con un periodo de cotización mínimo, por lo que han de calcular cuál es la cantidad exacta con la que podrán contar a partir del momento en que se jubilen.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que para cobrar una pensión se debe haber cotizado, como mínimo, 15 años a la Seguridad Social. En estas circunstancias, la paga con 15 años cotizados es de 380 euros al mes, aproximadamente, con 14 pagas anuales. Una cifra que dista de aquellos profesionales que cuentan con el máximo de años cotizados, la cual es de 760 euros al mes, también fraccionados en 14 mensualidades.

Para conseguir cobrar la pensión mínima se requiere cumplir dos aspectos, de un lado tener cotizados 15 años de vida laboral, de los cuales dos se deben haber trabajado en los últimos 10 años, así como estar al corriente en el pago con las cuotas de la Seguridad Social. En el caso de que no se llegue a cumplir con estos dos aspectos, se puede solicitar una pensión no contributiva en la Consejería de Asuntos Sociales de la Comunidad Autónoma.

Ambos indicadores, la cuantía de las pensiones y los requisitos para acceder a ella, hacen muchos de los trabajadores cambien su base de cotización en torno a los 50 años, con la que obtener una pensión más elevada. Sin embargo, para hacer este cambio hay que tener en cuenta las modificaciones legales llevadas a cabo durante esta legislatura. Entre ellas, el retraso de la edad mínima de jubilación y la prolongación temporal del análisis de la base de cotización.

Cambios legales

Así, a partir de 2025 la base de cotización que se tomará pasará a ser de los últimos 15 años cotizados a 25 años. De igual modo, la jubilación se calculará a partir de los 67 años, dos años más que hasta ahora, que para cobrar el 100% de la pensión se debía trabajar hasta los 65 siempre y cuando se hubiesen trabajado 35 años cotizando. De hecho, para jubilarse a esta edad se deberá haber cotizado, al menos, 38 años.

Ambos indicadores constatan el clima de incertidumbre que se va a producir en los próximos años en España, ya que la proporción de cotizantes disminuirá a medida que se incremente la población pensionista. De ahí que sean numerosas las voces que clamen por el ahorro y la capitalización individual a través de la apertura de un plan de jubilación.

Una vuelta a la fiscalidad de los fondos

August 26th, 2016 by comunicación No comments »

Fuente: CINCODIAS.COM

En el transcurso de la crisis los fondos de pensiones han perdido nada menos que el 38% de los partícipes con aportaciones sujetas a deducción fiscal; si en 2007 casi 4,4 millones de españoles hacían aportaciones, en 2015 solo las hacen 2,8 millones. Esta evolución no quiere decir que quienes aportaban al principio de la crisis hayan dejado de tener una parte de sus ahorros en los fondos de pensiones, sino que no disponen de renta liberada suficiente como para mantener el ritmo de aportaciones, como consecuencia precisamente de la pérdida de capacidad de ahorro que ha generado el ajuste de empleo y de salarios. Según los datos proporcionados por Hacienda, la mayoría de los partícipes que mantienen su aportación puntualmente, o que al menos lo hicieron en 2015, se concentra en los tramos de renta de 12.000 a 60.000 euros, aunque el grueso de la deducción está en las rentas más elevadas, a partir de los 60.000 euros.

En la última reforma fiscal, el Gobierno recortó las aportaciones anuales máximas con posibilidad de deducción, aunque no parece que tal circunstancia haya tenido nada que ver en este descenso de los partícipes que ceban regularmente su fondo. La limitación solo ha servido para aliviar los gastos fiscales, y para limar la falta de progresividad de la deducción, que beneficia más a las grandes aportaciones si provienen de partícipes con rentas elevadas.

Es lógico considerar que la caída de partícipes con aportación regular es únicamente fruto de la crisis, y en absoluto de ningún cambio en los planteamientos fiscales, y que una recuperación de la economía, del empleo y de la renta, facilitará también el avance del ahorro y la vuelta de las aportaciones de los fondos de pensiones. La capacidad de la fiscalidad para movilizar el destino del ahorro es muy importante, como ha ocurrido en el pasado con inversiones como la vivienda. No debe despreciarse, y en absoluto recortarse, dado que las dificultades venideras de la Seguridad Social para sostener prestaciones de retiro tan generosas como las actuales aconseja que la población busque complementos a sus rentas de jubilación por la vía del ahorro personal. El Gobierno debe, además, informar, como es su compromiso adquirido hace años, de la estimación de pensión para los cotizantes de más de 50 años, para que dispongan de capacidad de maniobra con su ahorro y puedan complementar su pensión si lo estiman oportuno.

Está por ver que un replanteamiento de la deducción que beneficiase más a las rentas más bajas tuviese un efecto beneficioso para los partícipes de rentas modestas. En todo caso, el tratamiento que el rescate de los fondos tiene en términos fiscales puede convertirse en un desincentivo para la capitalización, ya que tanto las aportaciones como sus rendimientos tributan como rentas anuales regulares, sin ningún alivio que incentive el ahorro.

CAMPAÑA DE RECOGIDA DE ALIMENTOS PARA LOS MAS NECESITADOS

June 25th, 2015 by comunicación No comments »

Estimado Cliente,

¡Todavía puedes colaborar con la campaña de Allianz y Marc Márquez para luchar contra el hambre!

En los meses de verano muchas familias continúan acudiendo a entidades sociales para recibir ayuda alimentaria, con el hándicap de que los niños ya no van al colegio y no tienen asegurada una comida equilibrada.

Por esta razón, la lucha contra el hambre es el segundo reto de Laps for Life 93, la iniciativa solidaria conjunta de Allianz y el campeón del mundo de MotoGP Marc Márquez. Para combatirla hemos organizado una recogida de alimentos por todo el país y te necesitamos para conseguir toda la ayuda posible.

Hemos colocado en nuestra oficina un punto de recogida “Laps for Life 93 contra el Hambre” y te animamos a que vengas y colabores en este campaña con alimentos básicos (no perecederos) como pasta seca, arroz, aceite, leche, leche de continuación, potitos, legumbres o conservas. Todo lo que recojamos será entregado al Banco de Alimentos.

Puedes sumarte a luchar contra el hambre junto con Allianz y Marc Márquez hasta el 20 de julio. Te recordamos que estamos en la Plaza Josep Rovira, 7 y que nuestro horario de atención al cliente es de 9:00 – 14:00 y 16:00 – 20:00.

Contamos contigo para que la campaña Laps for Life 93 contra el Hambre sea un éxito y juntos pongamos nuestro granito de arena para apoyar esta causa. ¡Contigo seguro que lo vamos a conseguir!

Cordialmente,

Ofimed / Duart-Ferrís

Los 10 riesgos penales a los que están más expuestas las corredurías de seguros

June 2nd, 2015 by comunicación No comments »

Fuente:  ADN del seguro.

El nuevo Código Penal, que entra en vigor el próximo 1 de julio, tiene como importante novedad la responsabilidad penal de las personas jurídicas, un asunto que afecta directamente a las corredurías de seguros

Alfredo Liñán, asociado senior de CMS Albiñana & Suárez de Lezo, explicó el pasado jueves en el XII Foro Adecose las implicaciones que puede tener para las corredurías esta reforma legal.

Comenzó advirtiendo que ya se están exigiendo ante la Audiencia Nacional responsabilidades a asociaciones, empresas o clubes de futbol, y que la clave principal para enfrentarse al problema es la prevención: “El regulador quiere cada vez más autoregulación en las sociedades para prevenir los delitos en la empresa. Además, hay que tener en cuenta que las denuncias penales contra las empresas pueden aumentar porque no tienen costas; no es necesario buscar en la empresa una persona culpable, y los denunciantes siempre suponen que las empresas son más solventes que los particulares”.

Cuidado con lo auxiliares

Un aspecto de crucial importancia en el caso de las corredurías es que pueden ser denunciadas penalmente por las acciones de sus auxiliares, por lo que deberán aumentar sensiblemente su cuidado en este tema, especialmente, en las contrataciones que realicen los auxiliares.

Liñán citó entre los los riesgos penales más comunes a los que se pueden enfrentar las corredurías a estos 10:

  1. Delitos contra la Hacienda Pública
  2. Delitos contra los consumidores, como puede ser la publicidad engañosa
  3. Delitos contra la propiedad intelectual
  4. Delitos contra la intimidad de las personas
  5. Financiación ilegal de partidos políticos (es una novedad en el Código)
  6. Insolvencias punibles
  7. Corrupción en los negocios
  8. Revelación de secretos y descubrimientos
  9. Blanqueo de capitales
  10. Estafas

Las penas que pueden imponer los jueces por estos delitos penales serán casi siempre multas para la sociedad, aunque también pueden sufrir la disolución de la persona jurídica, medidas de suspensión de actividades, clausura de locales, inhabilitación para obtener subvenciones y ayudas públicas, o incluso la intervención judicial.

Liñán insiste en que la sociedad sólo será culpable si ha obtenido provecho del delito o si no lo ha prevenido adecuadamente, por lo que las entidades deberán dotarse de manuales de prevención de delitos penales, que incluyan todas las medidas de prevención y la persona encargada de ponerlas en práctica en la empresa, pero advirtió que “hacer los manuales no basta, hay que cumplirlos. Delante de un juez puede ser peor tener un manual de prevención y no haberlo aplicado, que no tenerlo”.

También instó a las asociaciones de corredores a elaborar manuales tipo genéricos en este tema para sus asociados. Martín Navaz, presidente de Adecose, recogió el guante y prometió estudiar el tema en su asociación.

Más información: ADN del seguro.

Claves para la protección ante inquilinos morosos

May 19th, 2015 by comunicación No comments »

Fuente: (idealista.com)

La morosidad es uno de los temas que más preocupa a los propietarios a la hora de poner una casa en alquiler, un mercado que, aunque creciente, aún es escaso en España. Para intentar solventar esta barrera existen diferentes productos como el aval bancario o el seguro de impago del alquiler

¿Qué significa el Aval Bancario?

Desde BBVA señalan que el aval es “un contrato de afianzamiento, mediante el cual el banco garantiza ante un tercero que vamos a cumplir una obligación”. Es decir, el inquilino garantiza con su entidad que va a hacer frente al pago del alquiler.

¿Qué significa el seguro de impago de alquiler?

Se trata de una póliza que cubre al propietario en caso de impago pero también de otros actos contra la vivienda.

La principal diferencia es, por tanto, que el aval debe solicitarlo el inquilino al banco y el beneficiario será el propietario mientras que el seguro de alquiler lo contrata el propietario directamente a su nombre, aunque pueda repercutir el coste del seguro en la renta mensual.

¿Cuánto cuestan?

Por lo general, el coste de un seguro del alquiler supone entre el 3% y el 4% de la renta anual de la vivienda para una cobertura de impago de 12 meses, según datos de Arrenta. También existe la opción de asegurar la renta de seis o nueve meses. Por ejemplo, en una renta mensual de 1.000€, se pagaría una media de 480€ de seguro.

Para el aval hay que tener en cuenta los gastos de la comisión de estudio y de apertura, que son un porcentaje en función de la cantidad requerida, además de una cobertura de riesgo que se aplica trimestralmente. También hay que tener en cuenta el coste de la intervención del notario, normalmente un 0,3% del importe, si es necesario firmar el contraval. En esa operación se confirma que el inquilino ha recibido el aval del banco, el coste del mismo y quien queda obligado a satisfacer los gastos del mismo.

¿Cómo funcionan si hay impago?

En ambos supuestos, lo primero es intentar la negociación personal. Si no surte efecto, la maquinaria del seguro se pone en marcha a partir del segundo mes de impago de la renta, “cubriendo” el pago de la mensualidad mientras se inicia el proceso de desahucio, tal y como establece la Ley de Arrendamientos Urbanos. Previamente, la aseguradora intentaría realizar también una mediación con el inquilino.

“Desde el segundo mes de impago el propietario ya puede empezar a cobrar la mensualidad. Además, desde el primer momento cuenta con asesoría jurídica especializada para poner en marcha el proceso de desahucio”, destaca Alfredo García Ramos, cofundador de Alquiler Protegido.

En el caso del aval, el propietario debe dirigirse a la entidad financiera que emitió el aval y solicitar, como beneficiario, ejecutarlo. Por lo general, los avales son de primer requerimiento por lo que no suelen pedir documentación adicional aunque no estaría de más presentar denuncia contra el inquilino por el impago de la renta e iniciar también el camino del desahucio.

¿Cuál elijo?

Visto esto, ¿cuál es la mejor opción? Las dos tienen ventajas e inconvenientes pero parece que el seguro de impago del alquiler se consolida entre los propietarios a la hora de poner su vivienda en el mercado en el actual contexto de crisis. Según los últimos datos facilitados por el Observatorio Español del Seguro del Alquiler (OESA), uno de cada cuatro alquileres se realiza ya con este tipo de seguros y las previsiones son que uno de cada dos alquileres realizados en España en 2017 se realice con este tipo de póliza.

Más información: idealista.com

UA-1573797-10